RETIROS

¿QUÉ ES UN RETIRO?

   Un retiro es la pausa que necesitamos en nuestra vida para poder vernos interiormente, nos permite salir del ajetreo de la vida cotidiana a la que estamos entregados en cuerpo y alma día tras día.

   A través del retiro podremos darnos cuenta con detalle y detenimiento del proceso mental por el que estamos atravesando en ese momento.

   La única herramienta de la que dispondrás será la observación directa durante varios días intensos en los que te darás cuenta de cuanto ruido hay en nuestro interior. Te ayudaremos a guiar tu mente en la dirección correcta para que el ruido que produce la mente continuamente pueda ser amainado de forma paulatina. Es ahí en ese punto  cuando surgen  muchas  preguntas, ¿soy feliz?, ¿por qué no puedo controlar mis pensamientos?, ¿hacia dónde está enfocada mi mente?, ¿por qué mis emociones me barren hasta el punto de perder el control de la situación?, ¿cómo puedo  cambiar?

   Aparte de la observación como herramienta principal, el telón de fondo que necesitamos para que el proceso se desarrolle con éxito es….el silencio.

 

¿QUÉ ES EL SILENCIO?

   El silencio es nuestra verdadera naturaleza, sí, aunque no lo parezca para nada, es nuestro hogar, el lugar en el que nunca estamos porque somos esclavos de los sentidos dirigidos a estimular la mente burda.

   Al comienzo durante los primeros días el silencio es incómodo, porque deja en evidencia a la mente sobre estimulada que rige nuestras vidas,  es incómodo porque al no poder expresarnos hacia el exterior de la forma en la que estamos acostumbrados la mente se revela reclamando su dosis de evasión diaria, teléfonos móviles, charlas carentes de utilidad, televisión, música, compras compulsivas, etc.

   La primera fase del silencio es a la que podríamos denominar silencio externo. En esta fase no nos expresamos pero continúa  la actividad mental interna, y si hay mucho ruido, oiremos muchas cosas que no queremos escuchar, pero en realidad eso siempre ha estado ahí solo que no lo podías percibir porque estabas enfocado hacia el exterior.

   La segunda fase es el silencio interno que se produce después de que la mente gradualmente se va calmando y regresando a su estado natural… la armonía. En este estado el ruido cesa gradualmente hasta extinguirse dependiendo de la longitud del retiro dando lugar al cese de la actividad mental y dejando ver nuestra verdadera naturaleza…la paz o lo que es lo mismo…el Ser.

   Gracias a esta identificación temporal con la paz que emana de nuestro interior comenzamos a recordar quienes somos y a partir de este momento cual adictos buscaremos ese estado por el resto de nuestros días hasta finalmente fundirnos con él gradualmente…. ahí comienza la verdadera felicidad.